La financiación de las universidades británicas a examen: ¿Excelencia científica o relevancia social?